“Anular” es la palabra que me viene a la cabeza cuando me acuerdo del árbitro en un partido de Champions. Un gol anulado en su día suponía un suplicio y minutos innecesarios de tensión donde tu equipo se jugaba el pase de fase. Por aquel entonces aún no existían la VARita mágica capaz de detectar cualquier anomalía en el ozono cancerbero. No existía la tecnología para remediar un error humano involuntariamente provocado por un árbitro.

El proceso de anulación es sencillo, pero con una diferencia, ahora la tecnología clarifica la duda. Con el CO2 pasa algo similar, nunca fuimos conscientes de los efectos de nuestros goles no anulados, nuestras emisiones. En el contador solo sumaba el CO2 y nada se corregía. Siempre existió la tecnología para neutralizar las emisiones, pero nunca fuimos conscientes de que estaba tan cerca, los árboles. Ahora con el cálculo de la huella de carbono y la ayuda de los árboles, las empresas pueden anular sus emisiones.

FÚTBOL SOSTENIBLE.
LAS MUJERES PRIMERO

ANULAR NO SIEMPRE ES MALO

“Anular” es la palabra que me viene a la cabeza cuando me acuerdo del árbitro en un partido de Champions. Un gol anulado en su día suponía un suplicio y minutos innecesarios de tensión donde tu equipo se jugaba el pase de fase. Por aquel entonces aún no existían la VARita mágica capaz de detectar cualquier anomalía en el ozono cancerbero. No existía la tecnología para remediar un error humano involuntariamente provocado por un árbitro.

El proceso de anulación es sencillo, pero con una diferencia, ahora la tecnología clarifica la duda. Con el CO2 pasa algo similar, nunca fuimos conscientes de los efectos de nuestros goles no anulados, nuestras emisiones. En el contador solo sumaba el CO2 y nada se corregía. Siempre existió la tecnología para neutralizar las emisiones, pero nunca fuimos conscientes de que estaba tan cerca, los árboles. Ahora con el cálculo de la huella de carbono y la ayuda de los árboles, las empresas pueden anular sus emisiones.

seleccion de futbol sostenible

El fútbol sostenible ya está empezando. Sólo hay que ver como nuestra selección de fútbol femenino ha calculado y anulado sus emisiones en su viaje a Francia. Todo un ejemplo a seguir, esperemos que la difusión de esta actuación sea máxima.

Nuestra preocupación por las emisiones no empieza hasta el descubrimiento de los CFC’s en la década de los 70, nos dimos cuenta de que el ozono empezaba a desvanecerse. Pero hasta los 90 no insistimos en la prohibición de todo este tipo de componentes. Pese a ello a día de hoy algunos se siguen utilizando, la reducción del ozono es ahora menos notable. Sin perder la vista en los CFCs, es momento de prestar atención al efecto invernadero. La alteración de los gases de la atmósfera tiene mucho que ver con la vida en la Tierra: 

  • 444 millones de años – Extinción del 86% – Causa: Época Glacial.
  • 375 millones de años – Extinción del 75% – Causa: Exceso de O2 y desarrollo de plantas.
  • 251 millones de años – Extinción del 96% – Causa: Exceso de CO2,  reducción de ozono, aumento del efecto invernadero.
  • 200 millones de años – Extinción del 80% – Causa: Indeterminada.
  • 70 millones de años   – Extinción del 76% – Causa: Asteroide altera el ritmo de la Tierra. Se produce exceso de SF6 (gas de efecto invernadero) y otros gases. Cambio climático. 

El ozono, es un escudo que protege la exposición de radiaciones en el ARN y ADN de los organismos terrestres. Y las plantas, son reguladores sistemáticas y adaptables a los cambios en las diferentes composiciones del aire, y han condicionado en gran parte la evolución de especies terrestres. 

Las plantas y árboles fijan el CO2 en el suelo e inician el ciclo de rotación. Un proceso extremadamente largo, estamos hablando de millones de años. Es una danza rítmica entre plantas, CO2 y geoquímica terrestre, en la que un sinfín de componentes y organismos actúan como un termostato controlando la temperatura de la Tierra. 

El aumento de temperatura en la Tierra está ligado al aumento de CO2, la llave maestra a otros problemas como sequías, hambruna, derretimiento de los polos, desastres naturales, acidificación de los océanos, aumento del nivel del mar, plagas y conflictos entre otras cosas. Hay que ponerle remedio hasta que encontremos una solución perfecta.

En ReTree buscamos ponerle freno de una manera eficaz. Estudiamos los impactos de empresas, diseñamos un plan de reducción, y después anulamos el resto de emisiones con tu nuevo bosque. ReTree ha comenzado la campaña Muchos pocos más con la que se compromete a absorber un 5% más de las emisiones necesarias de las empresas.

 

Contacto

+34 670 412 567

hola@retree.es