Hace mucho tiempo la madera era nuestra materia prima más valorada. En aquel entonces los bosques se trataban con mucho mimo y cuidado, los necesitábamos para fabricar todo tipo de utensilios e incluso nuestros hogares. Poco a poco fuimos evolucionando y dejamos que otros materiales sustituyesen a la madera, pero ¿por qué? ¿acaso son más baratos? ¿tienen mejores propiedades físicas? ¿es más fácil reciclarlos? ¿absorben CO2 de la atmósfera?

Durante los últimos siglos la agricultura y la ganadería hicieron gran mella en los bosques de España, se deforestaban vastas zonas para cultivos de cereal o para pastorear animales. Ahora, según la NASA, estamos en proceso de recuperación y la Tierra es cada vez más verde. Tal vez sea un buen momento para darnos cuenta, otra vez, de lo útiles que nos pueden ser los bosques, incluso más que antes, pues nada absorbe CO2 de forma tan barata como los árboles.

UN FUTURO CON MÁS MADERA

MÁS MADERA

11 JULIO 2019

Hace mucho tiempo la madera era nuestra materia prima más valorada. En aquel entonces los bosques se trataban con mucho mimo y cuidado, los necesitábamos para fabricar todo tipo de utensilios e incluso nuestros hogares. Poco a poco fuimos evolucionando y dejamos que otros materiales sustituyesen a la madera, pero ¿por qué? ¿acaso son más baratos? ¿tienen mejores propiedades físicas? ¿es más fácil reciclarlos? ¿absorben CO2 de la atmósfera?

Durante los últimos siglos la agricultura y la ganadería hicieron gran mella en los bosques de España, se deforestaban vastas zonas para cultivos de cereal o para pastorear animales. Ahora, según la NASA, estamos en proceso de recuperación y la Tierra es cada vez más verde. Tal vez sea un buen momento para darnos cuenta, otra vez, de lo útiles que nos pueden ser los bosques, incluso más que antes, pues nada absorbe CO2 de forma tan barata como los árboles.

Hablemos de algunas historias reales como el surf. En 1926 Tom Blake fabricó la primera tabla de surf. Adivina de qué material era…correcto, era de madera. A partir de ese momento crearon diferentes variaciones, pero siempre utilizando madera como único material. No fue hasta la década de los 60 cuando los surfers empezaron a optar por la fibra de vidrio, ¿por qué? Las tablas de madera no solo son más resistentes, son más rápidas en el agua y mucho más “ecofriendly”. Aunque es cierto que eran un poco más caras. En los últimos años parece que las tablas de madera han empezado a resurgir, ¿qué está cambiando? Da la impresión de que las y los surfers de ahora valoran cosas distintas que los de los 60. Efectivamente en aquellos años prácticamente nadie se planteaba indagar más allá de la calidad de la tabla cuando compraban una. Pero ahora la sociedad, y especialmente aquellas personas unidas a la naturaleza tan íntimamente como los surferos, muestran gran interés por “hacer las cosas bien”. Somos conscientes del impacto que tienen las cosas que compramos, y por eso tratamos de reducirlo. A la hora de poner las aptitudes de una tabla en la balanza, el factor “ecofriendly” cada vez pesa más. Es importante que las tablas se fabriquen de manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente, sin plásticos ni otros materiales dañinos para el océano.

Otro buen ejemplo han sido los esquíes. Todos hemos visto aquellas fotos antiguas en las que los esquíes eran bien distintos a los actuales, y sobre todo, que eran de madera. En las versiones más modernas los diseñadores coinciden en que si quieres fabricar las mejores tablas, tienes que partir de unos núcleos de madera, pues no hay material que supere sus propiedades estructurales de rigidez y flexibilidad al mismo tiempo. El resto de los componentes tienen funciones más específicas, como proteger a la madera de las piedras o permitir más “carving” con los cantos metálicos.

Ya sé lo que estás pensando, que si no fuese por esos materiales los esquíes se fastidiarían. La pregunta es ¿cuánto tiempo quieres que te duren los esquíes? Porque si preguntas a muchos esquiadores la respuesta no va a ser “para siempre”. Pues las modas cambian, se investigan nuevas formas y se ponen de moda estilos distintos. Acabamos teniendo una montaña de esquíes, imposibles de reciclar, que nadie quiere usar ya.

 Si utilizamos más la madera los bosques valdrán cada vez más dinero, absorberemos más CO2, emitiremos menos gases de efecto invernadero fabricando materiales artificiales y no tendremos tantos problemas de reciclaje.

Parece imposible dar un paso atrás y volver a utilizar la madera como hacíamos antes. Y, muy importante, vamos a acabar con los bosques otra vez si empezamos a talar árboles. Todo lo contrario. Como decíamos al principio del post ya no somos los mismos que hace unos siglos, ahora hay valores que pesan más. Por ejemplo en Finlandia tienen que plantar 2 árboles por cada uno que talan, desde luego así es imposible quedarse sin árboles.

El futuro, como siempre, viene cargado de sorpresas, y no sabemos con seguridad qué nos depara, pero parece que ciertos sectores de la industria ya han echado el ojo a este súper material.

Los arquitectos llevan utilizando la madera prácticamente desde siempre, y algunos parecen estar muy dispuestos a utilizarla aún más. Es cierto que estas casas no serán tan duraderas como las de ladrillo, pero a lo mejor no necesitamos que las cosas duren para siempre. Además son más baratas, fáciles de construir y en vez de producir inmensas toneladas de CO2 fabricando cemento y ladrillo, la madera lo absorbería. Actualmente tenemos cementerios de aerogeneradores, fabricados con composites, con los que nadie sabe qué hacer. Lo mismo pasa con el hormigón, muy fácil y eficaz construir con él, pero a la ahora de deshacernos del hormigón…la cosa cambia. En varios países ya están construyendo edificios de madera, y no digo casas, digo verdaderos edificios. Como el de Vancouver, Canadá, de 40 pisos de altura. 

Edificio de madera en Noruega

Y según parece los fabricantes de coches han dado un paso atrás también, y no hacen ascos a la madera como sustituto de ciertos plásticos en la construcción de los coches del futuro.

Así que tal vez una buena manera de mejorar el estado de la Tierra sea aprovechar los bosques. Sustituyendo materiales actuales por madera, pero respetando una norma “hay que plantar más de lo que se tala”. De esta forma obtendremos un buen puñado de beneficios como: absorción de CO2, no emitiremos gases de efecto invernadero por la fabricación de otros materiales artificiales, solucionamos los problemas de reciclaje que hay con muchos materiales, favorecemos el crecimiento de más bosques, y con ello la protección de la biodiversidad, evitamos problemas de riadas e inundaciones, etc. Son muchos los beneficios que nos brindan los bosques, y es que al final estas máquinas llevan millones de años evolucionando, no es de extrañar que sean tan perfectas.

Contacto

+34 670 412 567

hola@retree.es